divendres, 8 de desembre de 2017

Lucha hasta el final...

Hubo un tiempo de presunciones floridas y bonitas palabras, ensalzando con humos de placer la atmósfera sagrada de una vida entre el vicio y la virtud. Hubo momentos de pasarme de dosis, con un ansia de tomar ungüento todo el día, como si escribir me dopara de mi mismo, me trajera verdades y bellezas capaces de embelesar a todos los hombres... Pobre iluso ante las quimeras, hijas de las sombras, capaces de llevarnos a todos por el negro sendero de la muerte del espíritu, la victoria del lado oscuro... Pero no, ha llegado el momento de amanecer. El final de esta receta es inminente y no puedo hacer nada. El vuelo hacia el prado del cabrón ha calado hondo en mi, pero otros senderos merecen la pena ser andados.

Agradezco a todos aquellos que alguna vez bebieron de mi receta, ya sea por pura curiosidad o por la búsqueda de algo más que, sinceramente, nunca escribí ni admitiré. Pero quien tenga ojos, que vea. 
Porque ya me he cansado de las viejas batallas. Porque sin embargo, hoy quiero luchar más que nunca hasta el final.

Quiero el final de alguien que encontró el amor luchando hasta el final, luchando hasta cantar "Victoria".

Hoy el tarro se cierra.
Mañana quien sabe qué puede abrirse...

Hasta siempre.