diumenge, 27 de novembre de 2016

Apuntes sobre el fin del mundo


http://jenhuggybear.deviantart.com/

Una guerra ha comenzado y los implicados no nos hemos dado ni cuenta. Vivimos cociéndonos en un caldo de cultivo que ha generado tantas cosas podridas como inútiles esfuerzos para contenerlas. Pero hemos caído y volveremos a caer, es nuestra esencia íntima que más nos encanta. Ya se escuchan los tambores de la muerte en su procesión macabra hacia nosotros, llega dispuesta a alistarse a muchos. Y nosotros somos demasiados.

Sin duda, escribo desesperado. ¿Acaso toda esta locura no puede detenerse? Por lo visto no. Y debes saber que si intentas detener esa nauseabunda inercia social, tú serás el desgraciado que "no sabe" lo que hace. Todos debemos obedecer a un plan no escrito en el que nos dicen qué hacer, cómo hacerlo y en qué pensar mientras lo hacemos. No somos animales preparados para vivir en estos gigantescos hormigueros llamados ciudades y, sin embargo, nos estamos tragando la filosofía de la colmena a base de atragantarnos cada día con el miedo, los mundos imposibles y alguna que otra droga que nos entretenga en el camino.

Ya hemos llegado al punto de no retorno, ya hemos pasado el umbral. La fiesta del fin ha comenzado y sólo podemos optar por una extinción digna y en paz con el mundo que nos rodea. No es apología del suicidio en masa, es simplemente la búsqueda de una buena forma de vida que nos permita estar en equilibrio. Queremos esa vida, queremos llegar a saborear sus placeres. Y como ya ha llegado el final, cada día tememos menos luchar hasta la muerte para conseguirlo.

Hemos olvidado a los titanes sin saber que seguían siendo una amenaza para nosotros. Olvidamos a los demonios pensando que no podrían llevarnos a la locura. Y ahora los titanes del mundo nos comienzan a enseñar sus leyes y los demonios de nuestra cabeza nos han llevado al mundo tal y como lo conocemos. Por ese olvido nos ha pasado todo esto, quizás es un buen momento de empezar a recordar.

Recordaremos al mundo que no estamos solos, que árboles, piedras y bestias hubo un día en el que hablaban con nosotros. Recordaremos a los que vinieron antes que nosotros y a los que nos uniremos algún día. Haremos memoria de todo aquello que hacía del mundo un lugar cruel en el que merecía la pena vivir y morir en el intento. Pero sobretodo, por encima de todas las cosas, traeremos el recuerdo más incómodo de todos. Hubo un día antiguo en el que temíamos el castigo de los dioses, temíamos caer en la soberbia que nos hacía creernos superiores a ellos... Esa soberbia nos ha poseído a todos y recordaremos que el castigo divino llegará. No será un juicio, no habrá tribunal, sólo una balanza en forma de verdader consciencia. Y no tendrá ninguna piedad.



dissabte, 12 de novembre de 2016

Sobre la sangre de la bruja.

Yuri Klapouh - Lilith and Eve


La brujería, en su faceta de camino mistérico, es una práctica gnóstica. Sin la gnosis real no puede existir esa parte brujería, o así lo he empezado a contemplar yo. Hoy quiero hablar sobre aquello que algunos han llamado la sangre bruja, la transmisión de una herencia magíca o espiritual ya sea por vía familiar o mediante otro tipo de lazo sanguíneo, como ciertos pactos con determinados espíritus, por ejemplo. 

La sangre bruja es la sangre despierta, la sangre que ha sido iniciada en los Misterios, ya sea por el Fuego de los Espíritus o por algún otro fuego verdadero. Esta sangre se transmite cuando la gnosis de los Misterios de la Brujería es comprendida por el brujo y despierta en sí mismo a ese Fuego del Maestro. Ese Fuego tiene el poder de despertar otras hogueras, así como de apagar otras muchas, como la de la ignorancia y el miedo. El fuego puede transmitirse de muchas maneras y mientras haya mundo, arderá infinitamente.

Si somos lógicos, no existe un motivo convincente por el que los Misterios decidan revelarse porque sí. Al fin y al cabo, somos un poco egocéntricos si pensamos que ellos nos necesitan. Lo que se esconde más allá de sus portales es profundo y oscuro como el rostro de la Madre Tierra y puro como la luz que cae de las estrellas. Por eso mismo, su poder hace que el Fuego se propague y en ocasiones pueda llegar a encenderse esa primera chispa o ascua en alguien, propiciando y destinando su despertar a ese Sagrado Fuego.

La Sangre Bruja no es necesariamente algo familiar, pero es cierto que los lazos sanguíneos de aquellos que han despertado su sangre son poderosos. Aquellos que han pactado y conocido los Misterios del Fuego del Maestro pueden dejar un rastro en su propia familia transmitiendo esos conocimientos, pudiendo llegar a convertir ese linaje en una predisposición innata a la brujería. El Fuego afecta a la propia sangre y la transmuta, la convierte en Sangre Bruja, y esa sangre nunca será igual.

Muchos enigmas, maldiciones y bendiciones pueden recaer en la Sangre Bruja, y algunas se heredan durante siglos. La Sangre Bruja es algo que vincula a los Misterios, así como vincula al mundo de la Buena Gente y al mundo de los muertos, nos hace parte de ellos, por lo que el brujo es un hijo de este mundo y del otro al mismo tiempo. 

Es imposible rastrear la Sangre Bruja siendo algo que ha ido despertando en los individuos propicios desde el origen de la humanidad. La Sangre Bruja, sea antigua o nueva, transmuta a su portador haciéndolo parte de esa cohorte espectral, la Caza Salvaje a la que se deberá acudir y con la que habrá unos deberes. El brujo es algo más que humano, el brujo se ha vuelto un ser que vive entre los mundos pero ya no pertenece exclusivamente a ninguno de ellos.

Toda sangre proviene de las mismas venas. El corazón que une a todos los de la sangre es el Antiguo latido de la Negra tierra con el fuego incubado entre serpientes y venenos. Es el grito de los muertos que se despiertan y se duermen, tender la mano a la buena gente y sus viejas usanzas. Soy de los que piensa que la única y verdadera iniciación la otorgan los espíritus y que, por lo tanto, líneas de sangre hay tantas como gente que verdaderamente ha ido sobre rama y sobre hoja. 

Tan simple y tan complicado... Cuesta opinar sobre un tema tan abstracto, porque, finalmente, el cuerpo y tu espíritu te llevan al Territorio al que estás ligado tanto si crees que hay algo de sangre como si no. La cabra tira al monte, y parte de la sangre de bruja se lleva como una marca de nacimiento en el espíritu. Un día eso llegara, ese día no te quedará más remedio que sonreirle.