diumenge, 27 de novembre de 2016

Apuntes sobre el fin del mundo


http://jenhuggybear.deviantart.com/

Una guerra ha comenzado y los implicados no nos hemos dado ni cuenta. Vivimos cociéndonos en un caldo de cultivo que ha generado tantas cosas podridas como inútiles esfuerzos para contenerlas. Pero hemos caído y volveremos a caer, es nuestra esencia íntima que más nos encanta. Ya se escuchan los tambores de la muerte en su procesión macabra hacia nosotros, llega dispuesta a alistarse a muchos. Y nosotros somos demasiados.

Sin duda, escribo desesperado. ¿Acaso toda esta locura no puede detenerse? Por lo visto no. Y debes saber que si intentas detener esa nauseabunda inercia social, tú serás el desgraciado que "no sabe" lo que hace. Todos debemos obedecer a un plan no escrito en el que nos dicen qué hacer, cómo hacerlo y en qué pensar mientras lo hacemos. No somos animales preparados para vivir en estos gigantescos hormigueros llamados ciudades y, sin embargo, nos estamos tragando la filosofía de la colmena a base de atragantarnos cada día con el miedo, los mundos imposibles y alguna que otra droga que nos entretenga en el camino.

Ya hemos llegado al punto de no retorno, ya hemos pasado el umbral. La fiesta del fin ha comenzado y sólo podemos optar por una extinción digna y en paz con el mundo que nos rodea. No es apología del suicidio en masa, es simplemente la búsqueda de una buena forma de vida que nos permita estar en equilibrio. Queremos esa vida, queremos llegar a saborear sus placeres. Y como ya ha llegado el final, cada día tememos menos luchar hasta la muerte para conseguirlo.

Hemos olvidado a los titanes sin saber que seguían siendo una amenaza para nosotros. Olvidamos a los demonios pensando que no podrían llevarnos a la locura. Y ahora los titanes del mundo nos comienzan a enseñar sus leyes y los demonios de nuestra cabeza nos han llevado al mundo tal y como lo conocemos. Por ese olvido nos ha pasado todo esto, quizás es un buen momento de empezar a recordar.

Recordaremos al mundo que no estamos solos, que árboles, piedras y bestias hubo un día en el que hablaban con nosotros. Recordaremos a los que vinieron antes que nosotros y a los que nos uniremos algún día. Haremos memoria de todo aquello que hacía del mundo un lugar cruel en el que merecía la pena vivir y morir en el intento. Pero sobretodo, por encima de todas las cosas, traeremos el recuerdo más incómodo de todos. Hubo un día antiguo en el que temíamos el castigo de los dioses, temíamos caer en la soberbia que nos hacía creernos superiores a ellos... Esa soberbia nos ha poseído a todos y recordaremos que el castigo divino llegará. No será un juicio, no habrá tribunal, sólo una balanza en forma de verdader consciencia. Y no tendrá ninguna piedad.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada