dissabte, 2 de juliol de 2016

Te echo de menos, Inspiración.



No puedo negártelo, te echo de menos. Ojala hubiese una manera menos rastrera de comenzar esta confesión, pero rogaré de rodillas lo que la vida me clava para traértelo claro y bien dicho. Te necesito como al subidón de las flores o el rumor de las hojas, brisa que no soplas, luz que oscureces, frío que cobija y calor que congela. Tenía que escupirme en letras para que los gorriones vuelvan a anidar en mis ramas y recordarte en súplicas las golondrinas que volamos juntos.

¿Dónde estás? Tu ténue fantasmagoría, melancolía febril, recuerdo de lo que no ha sucedido, me atrapa en una espiral desesperada, un grito al cielo para que regreses a la cama que poco habitas, al dormitorio que nunca pisaste. Necesito tus rayos de fuego, los que recorren nuestros poros y los abren a sudar universos en cada suspiro; necesito tus ojos clavados en mi rostro, donde cada latido es un juicio y cada paso una sentencia. La danza de ideas y palabras que tus caprichosos pasos bailan son la belleza del que sólo puede vivirte. Amada Inspiración, regresa con tus tablas viejas y tus ecos imponentes, para que sobre la máscara y el disfraz dancemos por la muerte que es la vida sin ti.

Necesito la emoción del Quijote que se arma caballero y buscarte en los mil molinos, recordarte en los ojos de Dulcinea y enfrentarme a muerte contra mi caballero de la Blanca Luna. Batirme el duelo con las ideas es mi sino renegado, enfermo de libros y quizás algo trastornado, te pido y te acaricio, que si tienes bondad, acude esta noche a mi cama, suspira conmigo otra mañana. Recuérdame el porqué y el cómo, el sino y destino, hazme esculpirme en obras, pensamientos y palabras. Déjame coquetear con tu amiga la Belleza, para recordarle que es por ti que la conozco. Llevame donde todos los palacios son de vapor y las maravillas siempra efímeras, a la desembocadura del río que no lleva a ningún mar.

Querida y dulce utopica perfección vislumbrada, Inspiración de mil amores y algunos rencores, regresa para arrasar con tu caza cada una de mis dudas y miedos. Que tu brillante guadaña nos ilumine y nos de la resurrección del alma con cada parpadeo, con cada respiración y cada momento. 

A ti, por ti, para ti.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada