diumenge, 8 de maig de 2016

La Serpiente y la Calavera


Érase una Serpiente,
que descendía por una calavera,
todo su cuerpo enrollado,
toda su piel era nueva.
Ese muerto ha sido enviado,
por alguna razón misteriosa,
no comprendo, ¿acaso importa?
Los colores te delatan,
tus frías caricias de fuego,
el inmortal mensaje
en mortal mensajero.
En lo hueco de los ojos,
veo el reflejo de lo que miro,
vea poco o vea mi sino,
todo es cosa de locos.
De tus manos mercuriales,
el regalo he recibido,
no sé si por fortuna,
o porque así lo has querido.
El mensaje es profundo,
una árdua batalla nos queda.
Tu con fuego, yo tu hierba,
para poder arder juntos
 en el prado de la hoguera.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada