dilluns, 14 de setembre de 2015

Brujería: Sobre huesos y necromancia.


Hoy toca untarse con fuerza para hablar de aquello que me ha enseñado la naturaleza, la poca brujería que, por alguna extraña razón, domino sin querer. Muchos saben de mi amor por los oráculos y sus prácticas, así como que he transitado muchos senderos para, finalmente, darme cuenta que por el camino que yo voy van realmente muy pocos y ninguno es igual a otro. Y es que hoy quiero compartir un inquietante suceso que viene acompañándome hace bastante tiempo, algo que en un principio parecia una broma azarosa ha terminado siendo una constante imposible de obviar. Tengo una facilidad increíble para encontrarme huesos de animales.

Lo que hoy expongo al respecto de esto es mi enfoque sobre el tema y mis sentimientos ante tales hallazgos. No creo en el azar absoluto por lo que me niego a pensar que esto es sólo una casualidad, demasiadas coincidencias en espacios muy cortos de tiempo y en diferentes lugares me dan razones para pensar que algo más allá de lo sugestivo está sucediéndome.

En primer lugar, diré que nunca, a excepción de unas pocas veces que más adelante trataré, busco los huesos. Los huesos pueden aparecer en infinidad de sitios y no he podido establecer un "patrón" que facilite su búsqueda, pues los lugares en los que me los he encontrado son variados, pero todos poseen el elemento común de ser lugares con mucha vegetación cercana o boscosos. Desde parques hasta en diferentes bosques los huesos pueden aparecer en cualquier sitio. Y la manera de encontrarlos, por raro que suene, suele ser parecido a un susurro, un chispa o intuición que se despierta en mi cabeza. "Eso" me dice donde mirar y allí hay un hueso. Así de simple y complicado a la vez. Esa intuición que me hace verlos me ha hecho, en unas pocas ocasiones, ir a buscar ese hueso porque de alguna manera muy primaria, sentía una llamada. Algo me decía "cruza este prado" o "adéntrate en el bosque" y entonces allí aparecían. En ocasiones huesos rotos, en otras huesos enteros y de considerable tamaño. 

Los huesos que he encontrado son de distintos animales y algunos de ellos no los identifico, pero en mi creciente colección poseo muchos huesos de perro, otros son de gato, jabalí, conejo, paloma y oveja. La colección crece a una velocidad significativa, por lo que no puedo hacer otra cosa que preguntarme qué haré con tanto amigo óseo.

Y es que mi perspectiva sobre todo este asunto es que, por alguna razón que desconozco, soy capaz de escuchar la llamada de las almas óseas que habitan esos huesos y, por otra locura que tampoco entiendo, tengo una sensación agradable y de alegría cada vez que los huesos se acercan a mí. Sí, se que lo que digo puede sonar un poco perturbador y que puedo parecer algo necrófilo, pero nada de eso. Hablo de una sensación de "quédate conmigo" o "gracias por aparecer", como si los huesos estuviesen de alguna manera agradecidos con mi hallazgo. No en pocas ocasiones me he cuestionado si ese pensamiento no podría haber sido mío, pero el hecho de que sigo vivo tras un tiempo en esto y nada negativo asociado a ello me ha sucedido he pasado a considerar esa sensación como una respuesta positiva a mis hallazgos. Obviamente, si en algún momento eso cambiara todo debería ser devuelto y dejaría a esos muertos reposar en paz.

Una vez en casa mis huesos están en un lugar de consideración, mi altar personal. Para la vida media de un huesos, mis huesos pueden decir que están bien cuidados y atendidos, no les falta ni el agua ni mis plegarias, así como de vez en cuando son alimentados y tintados con mi propia sangre como forma de amistad. El hecho de que estén en una situación agradable me ha hecho pensar que quizás son los propios espíritus de los huesos los que propician que vayan llegando más y más a casa, los muertos atraen a los muertos... Quien sabe.

Sinceramente, todos mis actos y ofrendas hacia los huesos surgen de una manera intuitiva. En ocasiones acaricio los huesos, otras veces les ofrezco inciensos y palabras. Alguna vez he dormido con huesos bajo la almohada y los he llevado conmigo para que me acompañen en mis oráculos y conjuros. Los huesos de animales se han vuelto una especie de macabra pero alegre y silenciosa compañía, estoy tremendamente agusto entre huesos y es algo que no puedo evitar. Entre huesos me siento como en casa, acogido y seguro.

Actualmente me encuentro investigando el tema, así que todos aquellos que compartan mi "olfato" o conozcan del tema están invitados a opinar e intercambiar sus conocimientos con los míos.

Y es que no hay nada como saber que uno no es el único chiflado... O no...

6 comentaris:

  1. Buenas! Vengo siguiendo tu blog hace bastante, te habla una wiccana ecléctica de Buenos Aires, Argentina.
    Con respecto al tema de los huesos, peco no haber leído mucho sobre necromancia, sí sé de muchas culturas en africa e incluso america del norte que utilizaban huesos como medio de Oraculo. Pero sé que en estos aspectos, mucho tenía que ver con el animal de poder. Es necesario, sin embargo, que pases los huesos por los cinco elementos, y los limpies bien de cualquier tristeza o dolor que pudo haber sentido el alma que vivio en ellos. Intenta sentir su fuerza, ver qué te dicen, cómo te pueden guiar. Tambien puedes tallarle runas o diferentes talismanes para usos en algunos sectores de la casa, dependiendo de que animal hayan sido, puedes potenciar su poder. Creo que lo mejor que podés hacer si querés investigar más del tema es leer o buscar información sobre Chamanismo en Africa y America del Norte, puede que encuentres más información que te pueda ser de utilidad.

    Saludos y bendiciones!!

    ResponElimina
  2. Perdon, yo de nuevo, con respecto al "por qué" puede que tenga que ver con tu rol en tu última vida pasada. O algun antepasado que tengas que te esté indicando el camino. Muchas veces las entidades de la naturaleza buscan compinches para poder equilibrar las fuerzas. En los huesos está todo el adn y la escencia espiritual de los animales que formaron parte, así como también de la Madre Tierra en su totalidad. Creo que si te buscan o se cruzan en tu camino, es para beneficio mutuo. Ahora, tenés que vos encontrar qué beneficio podés sacar de ellos y cómo devolver ese beneficio a la tierra en forma equitativa. Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por tus palabras, sin duda la investigación de las tradiciones vivas es una fuente magnífica. Respecto al o que comentas del porqué sin duda alguna no me cierro a nada, el tiempo y el conocimiento me irán diciendo. Gracias y un saludo :)

      Elimina
  3. Hola es grato leer tus palabras también es mi forma de desenvolverme en mi camino tengo esa empatia con los objetos donde alguna ves hubo vida aunque sabemos que no hay vida física sigue impregnado de esencia y por lo tanto uno siente esa resonancia y más cuando uno lo traslada a un lugar que como tu dices es un altar personal, mi forma de magia esta vinculada a la muerte no como Fin si no como transformación y trascendencia pienso que un buen practicante de magia desconoce del temor a la muerte y más bien ve un simbolismo que alimenta un paradigma.

    ResponElimina
  4. Hola es grato leer tus palabras también es mi forma de desenvolverme en mi camino tengo esa empatia con los objetos donde alguna ves hubo vida aunque sabemos que no hay vida física sigue impregnado de esencia y por lo tanto uno siente esa resonancia y más cuando uno lo traslada a un lugar que como tu dices es un altar personal, mi forma de magia esta vinculada a la muerte no como Fin si no como transformación y trascendencia pienso que un buen practicante de magia desconoce del temor a la muerte y más bien ve un simbolismo que alimenta un paradigma.

    ResponElimina
  5. Me encantò lo que escribiste, yo suelo encontrar pajaros muertos, tengo dos congelados ahora....tal vez guarde las alas y los huesitos...

    ResponElimina