dijous, 26 de febrer de 2015

Prometo ser verdadero



Desde hoy mismo, siendo este el día del principio y el fin, me he comprometido a ayudar a las personas con lo que con mis oráculos e intuiciones pueda decirles. Siento que hoy comienza un duro viaje en el que voy a tener que luchar contra un terrible demonio. Su nombre es bien conocido, su presencia está en todo lo que abarque vuestra mente. Ego, el terrible. No va a ser una lucha fácil, pero es el camino necesario.

Cuando tu trabajo consiste en dar consejos a la gente desde lo que tu mente intuitiva puede captar, Ego es la razón que tarde o temprano caigas en su trampa. ¿Ego hará que te creas alguien superior? Quizás, como probablemente te incite a ser codicioso y avaricioso. La pereza puede venir acompañada de la soberbia, con tal de corromper nuestra voluntad de ser útiles al prójimo y sinceros de corazón. Si dejas que Ego te venza, tarde o temprano te convertirás en una barata pantomima iluminada, ruin e imbécil. Hay muchos ejemplos, conoceréis alguno. Mi favorito es Sandro Rey. Un saludo Sandro, espero que tu magia sea tan poderosa como el tamaño de tu vergüenza. Rezo para que todos aquellos que se aprovechan del desconocimiento y la ignorancia, de los que se alimentan del sufrimiento, sean castigados por la Eris más vengativa y destructora, enviando a sus hijos la Pena, el Olvido, el Hambre, el Dolor y el Juramento a reclamar lo que es suyo.

Por no ser NUNCA así, debo hacer una solemne promesa. Basaré mi trabajo con honestidad y humildad. Diré sólo lo que vea y considere verdad. Seré humilde y no decidiré por nadie, el Destino de cada uno sólo puede forjárselo él o ella mismos. Sólo daré mi consejo si me es pedido, sólo daré mi opinión si es solicitada. No juzgaré a los demás ni verteré mis prejuicios en mis predicciones. Y lo más importante, si un día no veo nada, seré justo y no pediré nada, porque lo único que pido es la voluntad. No puedo recibir más de lo que la gente considere que debe ofrecer, porque creo que este oficio en el que me estoy adentrando, consiste en ayudar al máximo de gente posible. Si alguien no puede dar, se lo regalaré y será un motivo de esperanza en este mundo. Si en algún lugar me veo obligado a poner una tarifa a mis servicios, donaré parte de lo recibido en ayudar a los demás de alguna forma.

Me comprometo a no estafar con falsos conocimientos, ni hablar de lo que no sé (aunque cueste), así como buscar la paz y humildad que me permita llegar al máximo de gente posible. Ofreceré sólo aquello que realmente conozco y he comprobado como cierto o útil. No seré nunca el Maestro, ni el Guía, ni el Gurú de nadie. Sólo hablaré cuando se me pida (esta sí que es difícil) y nunca me consideraré por encima de nadie. Todos somos iguales ante la inmensidad de Kaos. 

Va a ser un camino difícil, va a ser un camino duro, pero a partir de hoy declaro mis oráculos al servicio del mundo. Ego, me reiré mucho en nuestra danza. Si alguien me necesita que me busque, estoy a su servicio.

Atentamente, Carlos Sánchez.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada