divendres, 20 de febrer de 2015

Freak: Sobre el Arte de la Adivinación.



Siempre he tenido una parte de mi que ha sido un bicho raro. Soy el que grita y baila en medio de la calle, el que se ríe en los momentos trágicos, el que ensueña con metafísicas lejanas y dice vislumbrar cosas que estás por ocurrir. Soy trágicamente débil por dentro, un acristalado corazón de emociones que siempre tengo a flor de piel. Por eso puedo ver más allá, porque por mi pasan los colores de aquellos recuerdos que están por llegar.

Soy una caricatura de la existencia sonriendo ante la tragedia que sé inevitable. Me acompaño de gente de todo tipo, deseando encontrar en cada una el pedacito de humanidad que por mi condición me escasea. No veo más que lo que deseo, como todos; no veo más que aquello que estoy dispuesto a ver. Pero yo soy de los que un día decidió cruzar la frontera de la cordura y el sentido común. Me he disfrazado de todas mis miserias para actuar en este Circo del Mundo, una vez más.

¿Qué quieres que te diga? ¿Conoce usted su Destino? Forman parte del Arte de la Adivinación. Toda la magia es consumida como un arte, deseando encontrar la emoción catártica que nos libere del miedo. Por eso yo deseaba ser Artista, y por eso me dediqué a jugar con las cartas y a tocar demasiadas manos.  Pero mi deseo era ir más allá del propio arte banal de emocionar, yo lo que buscaba era ver para ayudar. Entonces, algo oyó mis pensamientos y así sucedió. La voluntad oculta, algún dios divirtiéndose o la maldición de un diablillo burlón, no sé que fue. Pero puedo aseguraros que es una forma única de ver el mundo. Y eso no es muy fácil en muchas ocasiones.

La sensación de que puedes ayudar a todo el mundo pero no puedes reparar las propias grietas de tu corazón, crea una sensación de vacío en muchas ocasiones. Por eso mismo es difícil es decir cosas a los demás, porque no puedo dar buen consejo si no soy mi propio ejemplo. Y esto es una carga moral y ética en muchas ocasiones, pero a la vez necesaria. Tenemos que ser buenas personas, y eso cuesta en muchas ocasiones.

Y eso es lo más crudo que he visto. Vivimos ciegos, nadie ve porque nadie mira, nadie escucha y nadie experimenta. Tapados en pantallas de teléfonos y cegados por pantallas y preocupaciones prestadas por las necesidades que nunca nos dimos cuenta que teníamos, hasta que existió. Y ver eso en toda su profundidad, ver como la gente ha olvidado la contemplación y el silencio interno, fomentando ideas de división y llenando sus abismos mentales de basura ideológica y mediática. Quien empieza a ver que todo eso nos ha cegado a la unidad divina que formamos con todo y que tiempo, espacio y todo lo que ha existido y existirá tiene su sentido aquí y ahora. Pues nada fue antes y nada será después de lo que ya es ahora. Porque lo que es no puede dejar de ser ni ser otra cosa...

El Adivino trata de transmitir los sucesos que están por llegar haciendo ver que estos, sean buenos o malos, forman parte de la inevitabilidad de las cosas, del proceso de Caos y Cosmos en el que siempre está inmersa la existencia. La Ley de La Más Bella haciendo siempre la mejor oferta en marcha. Es difícil llegar a ser bueno y a ser claro. En muchas ocasiones la visión se puede nublar y has de ser siempre útil a los demás para que eso no ocurra, hay que vigilar con el Lado Oscuro, que es lo que menos luz arroja en este Arte.

Y es todo eso que, rodeado de otros artista del gran Circo del Mundo, soy uno de esos que en ocasiones es mirado con recelo, con sorpresa o con desconfianza, rara vez ser el raro te deja indiferente. Saben que cuando les dices la verdad una parte de ellos te teme y otra te admira. Eso no es un sentimiento fácil de gestionar. 

Y tampoco lo es soñar con amigos y familiares, ver sus sufrimientos y no poder hacer nada. Decir malas noticias o sorprender con malos augurios. No es oro todo lo que reluce, nunca olvidéis eso si estáis en este Arte. Y es preferible decir un quizás a un seguro si no véis el oro seguro. Porque la humildad y la sinceridad son claves del Otro Lado.

Y hay días en los que te ves un poco así, tal y como eres, tal y como somos todos. Hay días en los que me siento un poco diferente, algo circense, algo Freak.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada