dijous, 22 d’octubre de 2015

Soy Gnóstico


Algunos me han conocido como pagano, otros como aprendiz de brujo o vidente loco. Poco importa eso ya. Y es que hoy no traigo la rigidez de la etiqueta ni mis manías de filósofo analítico, hoy traigo un grito al aire, una respiración profunda de fe y súplica a lo más divino de que siga guiándonos con su luz entre nuestra tinieblas más profundas. Que mis palabras sean el grito primigenio del diamante hacia el que nos dirigimos y del que volveremos a surgir. Hablo como testimonio de lo más grande, con el convencimiento de un amante apasionado y la firmeza de la experiencia. Amado Mundo, hoy tengo el convencimiento de que he vencido a la duda, por unos instantes esta ha desaparecido. He pasado de ignorar a conocer, conocer y experimentar, un pedacito de la Divinidad. Soy gnóstico.

Mi certeza es una llama, que procede de nuestro interior iluminando con su luz el mundo que le rodea. Es Dios en dios, espíritu puro que dialoga con la magia del símbolo y la música de las esferas. El Si mismo que deja en paz todo lo demás, la dulce tiniebla de luz, el fuego del Maestro, se revela como un abrazo de amor en todo aquello que no somos, para así comenzar la transmutación comenzando con el Negro más absoluto y terminarla en un Rojo Sangre tras la comunión con los dioses.

La comunión es lo que enciende la llama, permite comprender la chispa divina que habita en todo lo que nos rodea y verla en los demás. Es un fuego que aprendes a percibir, un ciclo de oscuridad y luz que te ayuda a integrarte en lo que te rodea. Y eso, y aquí radica lo más bello, te conduce a la forma más bella de todas, lo que hay tras la apariencia en bucle de la realidad... Y entonces en su abrazo sólo puedes dejarte llevar.

Como la amante más cálida y la madre más protectora, como el padre más disciplinado y el amante más osado. Un Amor más allá de todo límite, una Sabiduría como nunca comprenderíamos en palabras, el beso más frío y cálido, la perfección más absoluta, la paradoja resuelta que nos imagina en paradojas más pequeñas... Y así lo divino te acoge unos instantes, te rodea de su magia infinita y te hace saber.

El saber no puede transmitirse, sólo alcanzarse. Toda explicación sobre este es vana y vacua. Pero esta contemplación te lleva a querer hacerte puro como ella, a querer abrazarla una vez más, a acariciar sus mejillas... La Gran Diosa y el Divino Maestro nos esperan para enseñarnos esa Luz, esa Perfección, ese Amor.

Porque lo divino está en las pequeñas cosas del gran Amor, la belleza del Mundo es su condena y su necesidad en la respiración del Amor. Todo ocurre por Amor y por Belleza, nada de esta existencia es nulo. Porque hay un negro hay blanco. Porque todo se vacía puede volver a llenarse. Porque lo Divino sé que existe, yo lo he vivido. Yo lo he visto. Yo que es Real.

Por el amor de lo más divino, hoy grito que existo, hoy digo: soy gnóstico.

divendres, 16 d’octubre de 2015

Diamante de Goecia



Sentado en la soledad de mi escritorio la noto. La oscuridad poco a poco se cierne en nuestras tierras, el maduro otoño envejece hacia el Caos primigenio. La noche se apodera de los corazones y un dulce podrido comienza a olerse junto a los montones de hojas, húmedas por la lluvia fría y triste. Llegó la caída, estamos a las puertas de los días oscuros en los que aquellos que pasaron al otro lado, volverán para caminar entre nosotros. El viejo cazador ha comenzado a preparar sus monturas, los vendavales ensillan a sus tormentas, los muertos compartirán el banquete de los vivos.

Este otoño ha llegado especialmente destructor, como si una fuerza arrancara lo más doloroso de raíz para dejar los campos secos y fríos en el más crudo de los inviernos. Son momentos en los que el tiempo pierde su sentido, todo se presenta crudo y sin maquillaje, no hay piedad en la caída, sólo descenso. Y este descenso se va a notar...

La Tierra se va enfriando poco a poco, humedeciendo sus entrañas con las nieblas, lluvias y rocíos. Lo está devorando todo, engullendo la muerte que se vuelve sangre de vida en sus entrañas, esencia de muertos, sustancia de vida. El Señor del Desgobierno se ríe a lo lejos, la luz entre sus cuernos me recuerda, me hace sentir, que tras todo negro llegará el blanco...

Y todo esto viene a cuento de una visión, una imagen que apareció clara en el ojo de mi mente y me dejó reflexionando. Todo comenzó estudiando sobre demonios y el Ars Goetia, ajetreado entre mi mundo espiritual y las obligaciones de mi mundo físico, en el momento más (in)oportuno vi lo que me ha hecho entender de corazón algunas cosas que puedo dar por ciertas, con todo lo relativo que eso significa.

Un enorme diamante octaédrico del blanco más puro jamás concebido se hallaba rodeado de unas enormes y oscuras sombras que lo ocultaban. Todas esas sombras eran lo más pérfido y siniestro del ser humano, vislumbrado como un terror que enferma el espíritu desde lo más profundo, sumiéndolo en una cadavérica oscuridad de necesidad y miedo. Esas sombras eran todo aquello que hemos terminado llamando demonio o diabólico, espíritus negros podridos que danzan alrededor de la cosa más bella jamás vista. Todos se aferraban a las cristalinas paredes para intentar agarrar algo de aquella luz divina que emanaba del gran diamante, ninguna lo conseguía y entraban en una furia que resonaba en aquel escenario de vacío donde ocurría todo.

Por alguna razón el diamante empezó a brillar y todos los demonios no tuvieron más remedio que recular. Pero lo más interesante es que las sombras no retrocedían por miedo, las sombras dejaban paso a aquella luz tras entender que hay un momento en el que son comprendidos y contemplados con amor. Todos los demonios sonreían para mostrar el secreto que hay tras sus funestas sombras, como si hubieran sido sus guardianes, no sus parásitos.

Y el diamante blanco que vi era lo más perfecto que jamás había visto. No podía ser más puro y esencial. Un fuego brillaba en su interior y su luz nos abrazaba a todos. Era un fragmento esencial de la Divinidad, algo inmaculado y eternamente virginal. Y no lo comprendía, no lo entendía con la mente. Pero lo abracé con el corazón y comprendí que todo era perfecto tal y como era, es y será. El resto es vanidad.

Un otoño lleno de misterios por delante, misterios que se adentran en la Madre Tierra, mientras el cazador se lleva las almas y el Padre Cielo regresa a su dulce oscuridad. El Diamante incomprendido pero entendido sigue brillando y quiero llegar a él. El resto, sigue siendo camino.

dilluns, 14 de setembre de 2015

Brujería: Sobre huesos y necromancia.


Hoy toca untarse con fuerza para hablar de aquello que me ha enseñado la naturaleza, la poca brujería que, por alguna extraña razón, domino sin querer. Muchos saben de mi amor por los oráculos y sus prácticas, así como que he transitado muchos senderos para, finalmente, darme cuenta que por el camino que yo voy van realmente muy pocos y ninguno es igual a otro. Y es que hoy quiero compartir un inquietante suceso que viene acompañándome hace bastante tiempo, algo que en un principio parecia una broma azarosa ha terminado siendo una constante imposible de obviar. Tengo una facilidad increíble para encontrarme huesos de animales.

Lo que hoy expongo al respecto de esto es mi enfoque sobre el tema y mis sentimientos ante tales hallazgos. No creo en el azar absoluto por lo que me niego a pensar que esto es sólo una casualidad, demasiadas coincidencias en espacios muy cortos de tiempo y en diferentes lugares me dan razones para pensar que algo más allá de lo sugestivo está sucediéndome.

En primer lugar, diré que nunca, a excepción de unas pocas veces que más adelante trataré, busco los huesos. Los huesos pueden aparecer en infinidad de sitios y no he podido establecer un "patrón" que facilite su búsqueda, pues los lugares en los que me los he encontrado son variados, pero todos poseen el elemento común de ser lugares con mucha vegetación cercana o boscosos. Desde parques hasta en diferentes bosques los huesos pueden aparecer en cualquier sitio. Y la manera de encontrarlos, por raro que suene, suele ser parecido a un susurro, un chispa o intuición que se despierta en mi cabeza. "Eso" me dice donde mirar y allí hay un hueso. Así de simple y complicado a la vez. Esa intuición que me hace verlos me ha hecho, en unas pocas ocasiones, ir a buscar ese hueso porque de alguna manera muy primaria, sentía una llamada. Algo me decía "cruza este prado" o "adéntrate en el bosque" y entonces allí aparecían. En ocasiones huesos rotos, en otras huesos enteros y de considerable tamaño. 

Los huesos que he encontrado son de distintos animales y algunos de ellos no los identifico, pero en mi creciente colección poseo muchos huesos de perro, otros son de gato, jabalí, conejo, paloma y oveja. La colección crece a una velocidad significativa, por lo que no puedo hacer otra cosa que preguntarme qué haré con tanto amigo óseo.

Y es que mi perspectiva sobre todo este asunto es que, por alguna razón que desconozco, soy capaz de escuchar la llamada de las almas óseas que habitan esos huesos y, por otra locura que tampoco entiendo, tengo una sensación agradable y de alegría cada vez que los huesos se acercan a mí. Sí, se que lo que digo puede sonar un poco perturbador y que puedo parecer algo necrófilo, pero nada de eso. Hablo de una sensación de "quédate conmigo" o "gracias por aparecer", como si los huesos estuviesen de alguna manera agradecidos con mi hallazgo. No en pocas ocasiones me he cuestionado si ese pensamiento no podría haber sido mío, pero el hecho de que sigo vivo tras un tiempo en esto y nada negativo asociado a ello me ha sucedido he pasado a considerar esa sensación como una respuesta positiva a mis hallazgos. Obviamente, si en algún momento eso cambiara todo debería ser devuelto y dejaría a esos muertos reposar en paz.

Una vez en casa mis huesos están en un lugar de consideración, mi altar personal. Para la vida media de un huesos, mis huesos pueden decir que están bien cuidados y atendidos, no les falta ni el agua ni mis plegarias, así como de vez en cuando son alimentados y tintados con mi propia sangre como forma de amistad. El hecho de que estén en una situación agradable me ha hecho pensar que quizás son los propios espíritus de los huesos los que propician que vayan llegando más y más a casa, los muertos atraen a los muertos... Quien sabe.

Sinceramente, todos mis actos y ofrendas hacia los huesos surgen de una manera intuitiva. En ocasiones acaricio los huesos, otras veces les ofrezco inciensos y palabras. Alguna vez he dormido con huesos bajo la almohada y los he llevado conmigo para que me acompañen en mis oráculos y conjuros. Los huesos de animales se han vuelto una especie de macabra pero alegre y silenciosa compañía, estoy tremendamente agusto entre huesos y es algo que no puedo evitar. Entre huesos me siento como en casa, acogido y seguro.

Actualmente me encuentro investigando el tema, así que todos aquellos que compartan mi "olfato" o conozcan del tema están invitados a opinar e intercambiar sus conocimientos con los míos.

Y es que no hay nada como saber que uno no es el único chiflado... O no...

dilluns, 31 d’agost de 2015

El último beso de adiós.



He preparado hasta el último detalle, la cena está servida. Todo es como debería ser, todo está en su sitio. Unas copas rebosantes de vida granadina esperan la llegada de los blancos labios de nuestra invitada. La penumbra inunda la cámara en la que celebraré el último de los ritos, la verdadera iniciación. Espero con el corazón ansioso y las pupilas enamoradas a la que viene a romperme el corazón, el cuerpo y el alma en los infinitos pedazos que son.

Pican a la puerta, debe ser Ella. Mi mano impaciente abre el picaporte de la última habitación, mi curiosidad puede al miedo. Entonces está ella, la Belleza de Marfil eterno, la Niña Blanca seductora, la Fiel Amante de todos nosotros. Sus labios son de frío azulado, sus ojos son el profundo abismo de la Nada; su sonrisa la dulce promesa de la felicidad eterna, sus manos son caricias de perfumados venenos que nadie se arrepiente de saborear, no les da tiempo y sucumben a sus encantos.

Ella entra en la sala contoneándose y provocando. Sabe que hoy va a salir contenta de allí y que a mí me apasiona la idea. Sabe que voy a tomarla con toda la fuerza e ímpetu. Mi amor será el frío abrazo en el que me fundiré con su esencia cadavérica en la verdadera unión absoluta, el coito entre la vida y la muerte. La batalla perdida de los ilusos es el colchón donde la Amada Paz hace el amor conmigo, no me deja escapar. Me toma entre sus brazos y un apasionado beso hace descender por mi garganta una llamarada oscura que penetra en todos y cada uno de mis rincones, sumergiendo mi alma en una profunda y negra paz en la que siento el frío de la oscura tierra besando todos mis poros.

Me aferro fuertemente a sus brazos y comienza la batalla en la que todos los soldados están en paz. Mi ejército se rinde al olor profundo y primigenio, su mirada es profunda y se clava en mis pupilas, haciéndome caer en una espiral de recuerdos y momentos. Todo se vuelve inútil y pasajero, todo pierde su importancia, ni siquiera la batalla la tiene. He perdido todo porque he ganado la nada, una buena apuesta. 

Y en esa pradera de amor blanco, mi amante me deja reposando contemplando la infinitud de cielos oscuros. Toma una copa de la mesa y juguetea con ella. Se la bebe de un sólo trago y me mira.
Y yo, amante agotado, me he convertido en un hielo que se derrite en pequeños riachuelos, todo vuelve a su sitio, todo vuelve a su hogar. Me disuelvo en la inconsciencia más absoluta poco a poco, el negro se vuelve... El blanco desaparece...

Ella desciende y me besa... El último beso de adiós. 

Todo reposa al fin.

Ahora la veo, allí al fondo. Claro que está...

Eternidad... Disuelta...

Y las flores...

Hay luz...

De colores...

O...




dissabte, 8 d’agost de 2015

No olvides que estás Vivo



Los que me conocen saben que una de mis respuestas a cuando me preguntan cómo estoy es "vivo que no es poco." Y es que nos hemos olvidado que, en cualquier terrible situación que la vida pueda presentarnos, siempre podemos decir que estamos vivos para vivirlo. Y es que nos hemos olvidado que la vida es para vivirla, no para superarla. Nada supera la vida excepto la muerte, que siempre la alcanza. Pero de ella no debemos preocuparnos, ya tiene su agenda programada para encontrarnos allá donde estemos, nunca se olvidará de nosotros.

Nos han llenado la cabeza de que la vida está para hacer cosas, para cumplir sueños y alcanzar metas. Pero, ¿qué sucede si relajamos nuestros propios requisitos? Dejemos que la propia Madre Naturaleza sea nuestra gran maestra, observemos y conozcamos el mundo. El estudio minucioso del mundo que nos rodea y nuestra forma de percibirlo revelará una simple verdad: todo es un misterio. Pero ese misterio, en ocasiones, parece seguir un hermoso patrón de hilos cruzados a la perfección... Lo que no hace más que añadirle interrogantes a la incógnita.

Y en ese gran misterio podemos aprender que las cosas son lo que son y no podrían ser otra cosa. Nos hemos olvidado del aquí y el ahora, lo único que ES, para pensar en lo lejano y venidero, que como no está aquí y ahora, no está siendo, por lo que no es nada. Que atrevimiento más absurdo el de vivir nuestras propias vidas preocupándonos por algo tan absurdo como la nada. Sólo tenemos que vivir aquí  y ahora. Todo plan es un intento de control, todo proyecto es un intento de pauta, y eso lo debemos tener claro, por lo que esas cosas deben ser vistas como pasatiempos, no como requisitos para vivir. Viviremos aunque no los cumplamos y podemos ser felices sin ellos. La felicidad no es otra cosa que la mirada desvelada del alma hacia el Mundo. Cuando ves que tú eres parte de ese Mundo, no puedes otra  cosa que hacer bien tu parte.

Hemos vivido lejos de nosotros mismos, sin saber que apreciar un amanecer, un cielo y una mirada es algo más valioso que cualquier oro. Y cada vez estoy más convencido que esa es la piedra filosofal del espíritu: cuando pase lo que pase, ocurra lo que ocurra, todo lo que hay a tu alrededor se vuelve oro, perfección absoluta, con tan sólo saber que nada, por oscuro que parezca, no deja de ser el oro mismo.

Por ello, esto es una invitación a la vida y a lo que es vivir. Porque la vida no nos pide más que ser, aquí y ahora, ni ayer ni mañana. Porque todo lo que hay que hacer es observar y ser en este lugar, sabiendo que todo está bien como está y sigue una única y eterna dirección que se repite una y otra vez.
Sentid las emociones, mirad los pensamientos, emocionaos y recordad sed sensatos. No olvidéis que cada brisa es un regalo, cada dolor una virtud enseñada y cada alegría un motivo para seguir en este mundo y pasarlo bien en él.

No olvidéis acariciar vuestros miedos y abrazarlos como la Muerte que son. No sigáis éticas ni virtudes, la Madre Naturaleza se encargará de enseñaros lo bueno y lo malo de esta vida. No juzguéis a los que os rodean, son parte de esta orquesta y todos tienen alguna pincelada que ofrecer a la melodía de la vida. Sed sin etiquetas. Amad sin fronteras. Sonreíd sin motivo.

Y así, cuando os pregunten cómo estáis, podréis decir orgullosos:

Vivo, que no es poco.

dimarts, 28 de juliol de 2015

Déjà vu.



Hay algo que se está moviendo en el ambiente, algo caduco pero nuevo, un fruto viejo pero fresco. Huele como a metal oxidado y sabe a sangre, pero trae consigo el perfume de flores y brisas de viejas promesas. Una corazonada casi imposible de explicar, un sentimiento imposible de transmitir, sólo comprensible para todos aquellos que lo hayan cazado en el aire como si de una esquiva mariposa se tratara...

Nunca me consideré una persona sensible, es más, soy un hombre acelerado y siempre pensante, siempre en ebullición. Pero he aprendido a contemplar esa ebullición en algunos momentos, y en esos instantes es cuando ha aparecido ese sentimiento, esa intuición inexplicable. Lleva varios meses visitándome en los más variados momentos, todos diferentes pero todos idénticos. Pica a la puerta como si de una vieja melancolía de muerte se tratara y cuando me quiero dar cuenta se instala en todos mis sentidos como un venenoso déjà vu que recorre mis venas y nervios, penetrando mi mente y arrullando mi corazón en un simple "esto ya ha ocurrido, ocurre y volverá a ocurrir"...

En esos instantes, un antiguo dolor se apodera de mi, como si algo antiguo y maldito intentara recordarme algo, unas palabras en un idioma que nunca existirá, que nunca será comprendido. Es en esa fugacidad que la cadencia de los segundos se vuelve lenta como el vibrar de la cuerda de un contrabajo, una vibración pesada pero constante que embellece el instante de posesión en una transmutación de eternidad, como si por un ínfimo e incomprensible instante tuviese delante de mis ojos la mismísima piedra filosofal y pudiese sentirla en mi ser.

Los colores son más vivos pero nunca nuevos, los sonidos se vuelven una melodía repetida hasta la saciedad por un instrumento que lleva sonando una eternidad tocado por un músico virtuoso pero ignorante. Los olores son como agrios, traen consigo el regusto de la podredumbre y todo el ambiente comienza a impregnarse del sabor único de la dulce Muerte, como si la Dama Blanca hubiese rociado con su amor todas las partículas de su propiedad en el mundo. 

Toda esta vorágine me recuerda a un cambio, un cambio que ya he pasado pero tengo que vivir junto a todos nosotros. Sé a ciencia incierta que algo se está cociendo en el ambiente, se aproxima algo totalmente inesperado y brutal que cambiará nuestras vidas, pero no sé decir qué es ni cómo llegará. Tan sólo siento que ya lo hemos vivido y que esto es sólo un surco más del disco del Universo girando una y otra vez. Tarde o temprano toda esta música será repetida, toda esta cadencia será reescrita con la misma tinta con la que fue ideada y construida.

Como si de un veneno se tratara, pido a los dioses y a los oráculos un poco de comprensión ante tan extraño presentimiento. El Misterio está sembrado, ahora sólo me queda sentarme expectante a ver que flores de eternidad nos trae todo aquello que ya hemos vivido. Si alguien ha sentido algo similar que no dude en contactarme, algo tan bello y caótico no puede estar sólo en mi cabeza.

O sí.

dimecres, 8 de juliol de 2015

Y Dios me miró a los ojos


El día que Dios que miró a los ojos para ser sincero conmigo,


sólo escuché una risa como respuesta.



diumenge, 5 de juliol de 2015

Palabras desde la tierra de los Sueños




We've got no place to go caught up in a rodeo.
Oh no, please, god, tell me we're dreaming.
We've got nowhere to run, they've all got loaded guns.
Oh no, please, god, tell me we're dreaming...
Dreaming - Smallpools

Dejadme que el alma hoy os hable desde la tierra de los Sueños. Acomodaos, dejad vuestros andares libres de prejuicios. Relajad las tensiones de lo cotidiano, apagad el ego y desenchufad todo aquello que se remueva en vuestras almas. Sabed que os espera un dulce viaje con regusto amargo, una taza de café de ilusión, un azucarillo mojado en un licor demasiado potente... Pero no temáis, todo lo que leeréis son palabras del territorio de las quimeras y espejismos, el mundo de los dormidos, la tierra de los Sueños.

Vuestros párpados os pesan, el agotamiento ha llegado. Una cálida atmósfera dilata lentamente los poros de vuestra piel. El túnel se cierra entre los latidos constantes y una respiración lenta y pausada. Un aroma a tierra mojada comienza a escalar vuestro cuerpo, el sudor lo alimenta, y entonces llega el oscuro vacío a vuestras miradas. La Muerte hecha presencia en el sueño, lo más parecido a dejar de existir. Cayendo lenta y pesadamente en aquellas aguas oscuras y frías vuestro cuerpo se torna liviano, el alma se perfuma de olvido, las últimas gotas de tu esencia dejas de sentirlas. Sólo te abrazo un oscuro abismo del que todo saldrá.

Y en esa negrura, en el Sueño más profundo, las podéis ver. Las tierras de los mundos oníricos como la cola enjoyada de un infinito pavo real, brillantes y expectantes, amenazantes y seductoras, esperan nuestra llegada. En este momento todo es posible, todo es verdad y no hay nada imposible. Todo vuestro amor, todo vuestro odio, todo aquello en lo que ni siquiera creíais puede aparecer. Pero no temáis, porque lo que está por venir supera todas las maravillas de este mundo.

Bajad a suelo firme y comenzad a navegar los mares del amor. Toparéis con hermosas sirenas e incautos príncipes que os robarán hasta lo más profundo de vuestro ser. Las heridas sanarán con el mar profundo y cálido de los amores antiguos, aquellos de profundas raices cuyas ramas de rocío se extienden hasta los párpados más heridos. Sentiréis los besos apasionados que nunca llegaron, las carnes rociadas de deseo y llamas oscuras, todo será una vorágine felina, primaria y vital... Que pasará a convertirse en el prado de las delicias de la ternura, los dulces del cariño y los pétalos acolchados del cariño. Vigilad en estas tierras, existen terribles monstruos de afiladas garras y terrible aspecto, sus nombres son Traición y Olvido, cuidad vuestros pasos.

Si no os apetece navegar en tan peligrosas aguas, podéis ir a visitar el reino de las ilusiones. Este es un lugar hermoso mire por donde se mire... O casi. En la entrada veréis un hermoso palacio construido con todas las esperanzas bienintencionadas de los niños que aún conservan su inocencia. Os recibirán hermosos jóvenes y damas danzando alegremente y rociando vuestro espíritu de una alegría pura e inocente, ellos son las promesas cumplidas de todos los buenos amantes de este mundo. El lugar está regentado por la Reina Esperanza y el Rey Esfuerzo, sabios y justos gobernadores que trabajan a la par en ese paraíso de alegría. Allí podréis encontrar todos los sueños de amor, bondad y alegría que os podáis imaginar, todos vuestros sentidos se verán envueltos de una euforia y felicidad únicas y simples. Pero este lugar esconde dos curiosos y terribles secretos. En primer lugar, no hay lugar de este reino en el que nadie pruebe vocado. Todas las ilusiones, sueños y esperanzas, incluidos el Rey Esfuerzo y la Reina Esperanza hacen banquetes de bandejas vacías y brillantes, copas sin llenar y cubiertos sin usar. Esto sucede porque todos ellos deben existir por sí mismos, nada puede hacerles morir o engordar, sólo pueden ser lo que son hasta que ven su existencia realizada cuando quien los hizo llegar hasta allí hace caso de los consejos de los Reyes de este lugar... El segundo y terrible secreto que esconde su lugar se encuentra en lo más profundo de palacio. Si bajáis las escaleras hasta lo más oscuro os toparéis con las infernales mazmorras de las ilusiones perdidas. El lugar al que van a parar todas aquellas ilusiones que no lográn realizarse. Un calabozo de tristeza y podredumbre, infectado por ratas oportunistas y cucarachas de la desgracia, en el que los cadáveres y algún que otro sueño moribundo son consumidos lentamente por las tinieblas más profunda de ese pozo de palacio.

Para los viajeros intrépidos tenemos las terribles grutas del miedo y la desesperación llenas de peligros y trampas preparadas por las mentes más retorcidas y oscuras de todas.  También podéis visitar la llanura de las batallas, llena de conflictos entre los ejércitos del Conde Intelecto  y las hordas de la Duquesa de la Pasión. Largas y duras guerras que han terminado en calamidad más de una vez. Y no parece ser una batalla que vaya a solucionarse pronto...

Por último si el viaje a la tierra de los Sueños os ha parecido intenso no os preocupéis. No olvidéis que lo que habéis visto aquí sólo está en ese pozo profundo en el que todos caemos al dormir. Una sutil broma del Destino que nos hace ver falsas fantasmagorías surgidas de una extraña tierra... ¿O no? Quizás esa tierra es tan dolorosa para el alma porque es como la nuestra, ¿o la nuestra es como la suya? Probablemente estemos en el descanso de nuestra alma de la tierra de los sueños. Estamos dormidos en la tierra de los sueños donde nada es verdad, somos los dormidos entre dos mundos de los que nunca lograremos despertar...

Eres todos los colores que tu alma ha podido saborear y tu ni siquiera recuerdas, porque todo son ilusiones. Dulces ilusiones, apasionadas y cariñosas, cálidas o frías, crueles y sanguinarias. Pero todo ilusiones.

Y ahora de este sueño a las tierra de los sueños, DESPERTAD.




diumenge, 24 de maig de 2015

Una copa de magia



Un sentimiento me ha perseguido toda mi vida, una fugaz certeza, una sensación acurrucada. Aparece en momentos en los que te das cuenta, adquieres consciencia de que lo que estás viviendo es una casilla más del tablero a la que tenías que llegar. Pero ya has estado ahí. Recuerdas esas luces, esas palabras, esos ojos, esas calles, esas lunas... Todo es el eco de un susurro que siempre se está pronunciando... Tan difícil es describir esa intuición, es la quimera del Sentido mayúsculo con la gracia de la fantasmagoría.

Y esa quimera de alas blancas llega a mi como una cálida caricia de fuego, enfriando mis dudas y miedos y calentando la atmósfera y perfumándola de segundos consecutivos. Una brisa que transporta palabras, materia que habla en colores, el agua buscando nuestros poros y los hoyuelos de una sonrisa muda. ¡Cómo me gustaría comunicar con certeza mis visiones! Y es que hay una parte de esa oleada de colores y recuerdos venía acompañada de una venenosa melancolía. Como si una sutil pero añeja tristeza se paseara aleteando sus esencias por el laberinto de mi cabeza... Sus alas nunca fueron tan hermosas.

Esa melancolía comienza con la comprensión íntima del misterio y, por ende, de todos los verdaderos misterios de este mundo: sólo pueden ser experimentados. Nunca pueden transmitirse, sólo pueden vivirse. Y es que la tristeza de saber que nunca nada te dará la certeza de que eso es verdad, pero que en el momento en el que te toca sabes que es la mayor certeza que te acompañará el resto de tu vida. La soledad del que busca la sabiduría en su interior es una quimera espinosa, una tristeza que acontece como prueba, y forma parte del camino superarla o comprenderla, integrarla o destruirla. 

Nunca podré hacer entender lo que es ese tiritar en los párpados del alma, un temblor de emoción que estalla en la pura belleza y el olor a tiempo... El tiempo huele y su perfume es el de la muerte. Vuela con nuestros pensamientos el hedor más dulce de todos, la vieja guadaña metálica bañada en sangre de inocencia. La noche que cae en todos nosotros se suma a esa sensación, a veces de dolor, a veces de sombra. Me cuesta entenderlo, pero sin duda lo entiendo; algo que siempre explico, pero que nunca cuento. Ni podré contarlo, decirlo, hablarlo y haceros entender. 

Que si no lo vivís no podéis entender. Y una vez se vive se cambia de forma de ver. Y cuando se cambia de forma de ver, comienzas a mirar.  

Con esta copa de magia me acuesto yo hoy, benditas metáforas.

diumenge, 26 d’abril de 2015

El Gran Misterio



Cuando el milagro ocurre y aquellos que están predestinados a unirse se encuentran, comienza uno de los mayores misterios que el universo nos presenta. Un secreto guardado a voces es el secreto mejor guardado, nunca olvidéis eso. Pues tras cualquier historia escondida se esconde siempre la misma tragedia, la misma comedia, las incógnitas se repiten y todo es confuso... Pero toda esa duda se disipa cuando comienza el mayor de los ritos mágicos, la Gran Obra entre los que tienen un corazón dispuesto a entregarse.

La historia comienza con los ojos ardientes, clavados en las profundidades de las pupilas ajenas, dispuestos a ser fieras entre los monstruos, suaves pétalos e indefensos seres desnudos. Y es la duda que nos invade antes de la entrega, intentando hacernos olvidar que somos perfectos tal y como estamos, sin añadidos ni maquillajes, sin ropas y sin vergüenzas, la que podría detenernos, pero no lo hace. Con el hechizo comienza el rito de las caricias, suaves paseos por la piel que erizan los sentidos y aceleran los sentimientos, el fuego arde tras cada poro abierto dispuesto a sudar perfume. El Amor se inicia cuando tras una caricia se produce la unión en un abrazo que nos disuelve en el otro recordándonos la polaridad que hay tras cada entrega, la belleza de ser diferentes y todos necesarios; el secreto alquímico mejor guardado de todos, un secreto a  gritos.

Y que tras ese abrazo lleguen los labios poblados de primaveras recién florecidas es lo natural, una danza de bocas sedientas del otro, cicatrizando heridas de olvido y magulladuras de tristeza con la esencia de los besos recién rociados. Pero incluso en esa danza de manos perdidas y mordiscos hambrientos quedan las ganas de ser hielo tocado por el fuego, derretirse en fluidos y suspiros, abrazados en un vórtice oscuro y primigenio de pasiones y ternuras. Comienza en ese desorden la locura de los amantes, la unión perfecta. Con el fuego llega el incendio, se dilatan las carnes, se humedecen los recuerdos. El Caos se completa con la locura de los gemidos escondidos sin ningún pudor, todo se tuerce en la danza en espiral de la existencia siempre vibrante.

Lo profundo se vuelve inmediato, la alegría está en la unidad de los corazones perdidos en el tiempo que siempre regresan. Pues siempre en el amor hay Destino, y en toda danza hay una cúspide. Y prevalece la apoteosis en las almas cuando explotan en mil pedacitos cristalinos los seres, derrumbados ante la verdadera unión del ser en el Amor. Y así comienza la mayor de las obras, el misterio de todas las magias, la vida.

Quien deba entender el misterio lo comprenderá al acercarse al otro, pues verá un ser completo, con sus luces y sombras, dispuesto a complementarnos y ayudarnos a traer al Ser a este plano. Todo comienza y acaba en este Amor, el misterio de la brujería y la magia puede resumirse en esa vida que ocurre en ese pacto. La unión de la discordia, la eterna lucha, lo que siempre nos recuerda que todo fluye.

Y quien tenga ojos, que lea y entienda que es lo que siempre prevalecerá.

dimecres, 22 d’abril de 2015

Entre bosques, huesos y magia.

¿Se puede encerrar una tempestad en una gota de rocío? La magia me dio la respuesta entre bosques, huesos y magia para recordarme, una vez más, que no existe nada que esté quieto para siempre, todo fluye.

Cuando algo abre tu corazón a la belleza de las infinitas posibilidades del ser no puedes hacer otra cosa que amar ese algo. A veces una cadena de sucesos, siempre personas que aparecen por algo, nada es casual y todo adquiere ese matiz violeta que se esconde tras el aleteo de las mariposas. Un perfume de nardos y acristalados momentos que resuenan en mi memoria como el cantar de una ballena en mi cabeza. Cuando la magia forma parte de tu definición siempre sucede algo que te obliga a romperte el ego y susurrarte al oido interior que tu puedes. Y en ese instante lo comprendí, entre lagrimas y ternura, que era libre.

Libre y capaz de cualquier cosa. Descubrí entre ojos de hielo y pupilas de fuego la alquimia secreta de los dragones. Las hadas me trajeron los huesos que recordaban mi finitud gloriosa, mi muerte, dando una luz de paz y tranquilidad ante cualquier mundana inquietud. No quise probar la manzana dorada, pero su fugaz mordisco se derrite en mi sangre con cada sentido nuevo que le encuentro a todo esto.

Un sinsentido muy sentido y con mucho sentimiento. La inocencia hecha presencia, la expectativa inexistente y las posibilidades infinitas. Y todo tiene sentido. La magia surge de las heridas sin cerrar de un remoto viaje del que nunca regresé, brotando entre las pestañas las gotas del mar profundo que me llevaron a las costas de mis esperanzas. ¿Se puede encerrar mi tormenta en una pequeña gota? No lo creo, sinceramente. Ponerle alas de mariposa a un águila es un flaco favor para el ave. Aquí sucede lo mismo.

Por todo eso miro al cielo y le pido a los dioses que todo esto sea real. Y que me dejen vivirlo aquí y ahora. La mujer del agua llegó con su peine de oro y me ha dado una riqueza inconmensurable. Ha despertado al durmiente, ha acariciado al caballero herido, ha comprendido al loco hechicero... Porque he saboreado el dulce en su sal, la paradoja en su cabello, la ternura en un abrazo y la magia en todo ello.

No sé a que extraño lugar me conducirá el vagar de mi corazón. Pero de momento me aferro a sus alas y me dejo volar, lenta, suave y dulcemente, a los cariños venideros y sus regalos de esperanza y libertad. Porque he aprendido que lo más amado es la libertad. Y sin ella no somos nada. Con ella, podemos serlo Todo.

dilluns, 6 d’abril de 2015

Carta para los enamorados


Queridos amantes, amados y amadas:

Hoy el dios del amor me trae unas dulces palabras para todos vosotros. El olor a canela impregna el ambiente, las rosas están todas en flor. Escuchad la maravilla que os traiga, deleitaos con el tesoro que tengo para vosotros. Voy a confiar el terrible secreto que se esconde tras cada latido de amor y pasión, la esencia de todos nosotros, la alegría más profunda. El amor.

El amor es la espina que se clava en los corazones e invade vuestro ser de una alas que nada ni nadie puede parar. La sensación de querer y poder darlo todo, fuego que es capaz de arder en el hielo. Pero todos vosotros teméis el lado oscuro de los corazones y, como no, del Amor. Pero eso es porque no habéis entendido el amor, la receta y el secreto de lo que significa Amar.

Amar comienza con las miradas furtivas y los latidos arrinconados e inesperados. Los amantes comienzan sus andanzas de una manera juguetona y alegre. Las flores nacen por donde pisan, cualquier  rincón es susceptible de saborear el azúcar de sus bocas uniéndose. La Luna se vuelve una cómplice de los arrebatos y las risas íntimas, una atmósfera perfumada entre flores y cartas de amor recién escritas y besadas. Y todo eso es un fuego que nos consume por dentro porque hemos encontrado un alma dispuesta a unirse y nosotros, para ayudarnos a entender de qué está hecha la tierra, qué hay en las más profundas grutas del Ser.

En esas profundas grutas del Ser encontramos dos cosas, una serpiente y un hurón. La serpiente es todos aquellos venenos de nosotros mismos que azotan a los demás cuando picamos. La cola del escorpión, veloz y viperina, que nos recuerda que no somos nada y nunca podremos alcanzar lo que anhelamos. Su terrible embrujo se manifiesta en los azotes de nuestro carácter, haciéndonos huraños y rabiosos, ciegos ante la hermosa verdad de que es un veneno inocuo, que la serpiente nada puede hacernos.

Y luego está el hurón, el que se cree más astuto que nadie y cree poder salirse siempre con la suya. El hurón cree que la serpiente no es rival y que todas las grutas son suyas. Se cree una gran Bestia cuando no es más que un superviviente. Es hurón toma forma de orgullo y Ego, terribles fantasmas a vencer con la entrega a los demás. Entonces el hurón se asusta y no caza a la serpiente, se hace su amiga.

Y en las profundidades del Ser el Hurón y la Serpiente se manifiestan en nosotros y en quienes amamos, y debemos aprender a lidiar con ellos. Experimentar la unión verdadera con otra persona implica en aceptar su Hurón y su Serpiente, sabiendo que su lucha por conjugar esas fuerzas es latente en su alma. Sabiendo que cada sufrimiento es la tierra, la profundidad y negrura cálida y tierna, materia primordial, que nos ama y nos anhela, como nosotros debemos amar sus criaturas.

Porque el secreto está en que debéis amar como la Tierra, no como el Hurón o la Serpiente. Abrid vuestras flores en la primavera, rociad de perlas los mares de alegría. Sonreíd ante los abrazos, abrazad las dificultades juntos. Sean dos, tres o mil los implicados, cuanto más améis más libres sois. Amor en vuestros corazones y comprensión ante las patadas de los otros. Protección y ternura, siempre acompañadas de intimidad y respeto, comprensión y cariño. Pero no os apeguéis a nada de lo hermoso, todo caerá y se pudrirá en el invierno, fertilizarán las flores las tierras negras del Verdadero Amor de la Tierra, capaz de producir las maravillas más grandes de la existencia y tragárselas en la Muerte para generar otras mil maravillas indescriptibles más. Y si amáis así vuestro Amor será para Siempre.

Puede que las flores hayan hecho volar mi mente, la dulzura de la primavera ha emborrachado mis sentidos. El amor está en el aire, flotando entre polen y calor estival. Mi receta puede estar algo volada, pero no por ello dejará de tener sentido. Los amoríos que tengáis puede que sean todo lo que he dicho, o puede que algo que nuestras mentes entenderán. El misterio queda servido y estas son unas palabras del propio dios del Amor.

Y no habla el que escribe, habla el dios. Pero por boca de un humano. Y todos los hombres pueden equivocarse.

dimecres, 25 de març de 2015

Aceptando la pelea



En la vida hay que aceptar la pelea. Hay que aceptar que la batalla va a estar ahí, esperándonos para ponernos a prueba a todos los niveles. El corazón se enfrenta con el monstruo de la violencia y las puñaladas del vivir. Miedos, angustias, demonios y diablillos personales que pueden hacernos pasar una  mala y angustiosa prueba de resistencia contra ti mismo.

La basura de la cabeza es un residuo que cuesta limpiar, y el monstruo egoísta contra el que todos luchamos alimenta su astucia con los restos venenosos de nosotros mismos. Hurga en todos los rincones  y sabe darte todas las excusas que desees. Es tremendamente fácil caer en sus garras... Ese bicho con el que debes pactar, esa fulana que pretende comprarte los valores a cambio de quimeras; tus terrores hechos sombras, fantasmas; tú mismo saboteándote tu propio camino.

Nuestra voluntad se quiebra con facilidad ante la ilusión de que en la vida hay algo que perder. No tenemos nada, todo es pasajero. Sólo podemos considerar como nuestro la consciencia que puede observar el cambio a su alrededor. Esa consciencia es la que repara en la Discordia y su existencia. Hay un dolor inherente en el proceso del existir, toda resistencia es finalmente derrotada y el transcurrir del terrible tiempo es inevitable. La muerte llega, el llanto cede, la tristeza acontece y la mierda nos inunda. Y todo eso es sólo la podredumbre de un manto de tierra fértil del ser mismo, que sólo es.

Nuestra conciencia es la que nos hace capaces de vislumbrar la ilusión que rodea al mundo: la de la propia existencia. La ilusión del cambio y del dolor, del placer y de todo cuanto percibimos, que es una sombra de una realidad inevitable. Una sola existencia, una sola realidad manifestada en infinitas realidades. Todo lo que ocurre es un proceso circular y eterno, por lo tanto repetitivo y plano que hace que tiempo sólo sea la ilusión del movimiento de ese círculo, que está siendo pasado, presente y futuro a la vez.

Esa consciencia es la que nos puede hacer aceptar la batalla y, de esa manera, lograr un pacto con todos los fantasmas de nosotros mismos, que como la Sombra que son siempre van a existir mientras haya una luz que nos ilumine. Por eso es mejor aceptarlas y saber que su existencia, como la de la propia luz, es sólo una ilusión de movimiento. Nuestra consciencia verdadera es atemporal y procede del propio Ser.

Y esa aceptación está presente en todos los aspectos de la vida. Desde las pequeñas peleas del día a día que nos derrocan por dentro hasta los grandes conflictos internos y las guerras externas. Todo aquello que cree una resistencia en nuestro Ego es algo que merece la pena conocer, porque nos hace ver lo limitada que es nuestra consciencia porque no decidimos hacernos uno con la consciencia del Ser.

Déjate tocar por la consciencia.


dijous, 26 de febrer de 2015

Prometo ser verdadero



Desde hoy mismo, siendo este el día del principio y el fin, me he comprometido a ayudar a las personas con lo que con mis oráculos e intuiciones pueda decirles. Siento que hoy comienza un duro viaje en el que voy a tener que luchar contra un terrible demonio. Su nombre es bien conocido, su presencia está en todo lo que abarque vuestra mente. Ego, el terrible. No va a ser una lucha fácil, pero es el camino necesario.

Cuando tu trabajo consiste en dar consejos a la gente desde lo que tu mente intuitiva puede captar, Ego es la razón que tarde o temprano caigas en su trampa. ¿Ego hará que te creas alguien superior? Quizás, como probablemente te incite a ser codicioso y avaricioso. La pereza puede venir acompañada de la soberbia, con tal de corromper nuestra voluntad de ser útiles al prójimo y sinceros de corazón. Si dejas que Ego te venza, tarde o temprano te convertirás en una barata pantomima iluminada, ruin e imbécil. Hay muchos ejemplos, conoceréis alguno. Mi favorito es Sandro Rey. Un saludo Sandro, espero que tu magia sea tan poderosa como el tamaño de tu vergüenza. Rezo para que todos aquellos que se aprovechan del desconocimiento y la ignorancia, de los que se alimentan del sufrimiento, sean castigados por la Eris más vengativa y destructora, enviando a sus hijos la Pena, el Olvido, el Hambre, el Dolor y el Juramento a reclamar lo que es suyo.

Por no ser NUNCA así, debo hacer una solemne promesa. Basaré mi trabajo con honestidad y humildad. Diré sólo lo que vea y considere verdad. Seré humilde y no decidiré por nadie, el Destino de cada uno sólo puede forjárselo él o ella mismos. Sólo daré mi consejo si me es pedido, sólo daré mi opinión si es solicitada. No juzgaré a los demás ni verteré mis prejuicios en mis predicciones. Y lo más importante, si un día no veo nada, seré justo y no pediré nada, porque lo único que pido es la voluntad. No puedo recibir más de lo que la gente considere que debe ofrecer, porque creo que este oficio en el que me estoy adentrando, consiste en ayudar al máximo de gente posible. Si alguien no puede dar, se lo regalaré y será un motivo de esperanza en este mundo. Si en algún lugar me veo obligado a poner una tarifa a mis servicios, donaré parte de lo recibido en ayudar a los demás de alguna forma.

Me comprometo a no estafar con falsos conocimientos, ni hablar de lo que no sé (aunque cueste), así como buscar la paz y humildad que me permita llegar al máximo de gente posible. Ofreceré sólo aquello que realmente conozco y he comprobado como cierto o útil. No seré nunca el Maestro, ni el Guía, ni el Gurú de nadie. Sólo hablaré cuando se me pida (esta sí que es difícil) y nunca me consideraré por encima de nadie. Todos somos iguales ante la inmensidad de Kaos. 

Va a ser un camino difícil, va a ser un camino duro, pero a partir de hoy declaro mis oráculos al servicio del mundo. Ego, me reiré mucho en nuestra danza. Si alguien me necesita que me busque, estoy a su servicio.

Atentamente, Carlos Sánchez.

divendres, 20 de febrer de 2015

Freak: Sobre el Arte de la Adivinación.



Siempre he tenido una parte de mi que ha sido un bicho raro. Soy el que grita y baila en medio de la calle, el que se ríe en los momentos trágicos, el que ensueña con metafísicas lejanas y dice vislumbrar cosas que estás por ocurrir. Soy trágicamente débil por dentro, un acristalado corazón de emociones que siempre tengo a flor de piel. Por eso puedo ver más allá, porque por mi pasan los colores de aquellos recuerdos que están por llegar.

Soy una caricatura de la existencia sonriendo ante la tragedia que sé inevitable. Me acompaño de gente de todo tipo, deseando encontrar en cada una el pedacito de humanidad que por mi condición me escasea. No veo más que lo que deseo, como todos; no veo más que aquello que estoy dispuesto a ver. Pero yo soy de los que un día decidió cruzar la frontera de la cordura y el sentido común. Me he disfrazado de todas mis miserias para actuar en este Circo del Mundo, una vez más.

¿Qué quieres que te diga? ¿Conoce usted su Destino? Forman parte del Arte de la Adivinación. Toda la magia es consumida como un arte, deseando encontrar la emoción catártica que nos libere del miedo. Por eso yo deseaba ser Artista, y por eso me dediqué a jugar con las cartas y a tocar demasiadas manos.  Pero mi deseo era ir más allá del propio arte banal de emocionar, yo lo que buscaba era ver para ayudar. Entonces, algo oyó mis pensamientos y así sucedió. La voluntad oculta, algún dios divirtiéndose o la maldición de un diablillo burlón, no sé que fue. Pero puedo aseguraros que es una forma única de ver el mundo. Y eso no es muy fácil en muchas ocasiones.

La sensación de que puedes ayudar a todo el mundo pero no puedes reparar las propias grietas de tu corazón, crea una sensación de vacío en muchas ocasiones. Por eso mismo es difícil es decir cosas a los demás, porque no puedo dar buen consejo si no soy mi propio ejemplo. Y esto es una carga moral y ética en muchas ocasiones, pero a la vez necesaria. Tenemos que ser buenas personas, y eso cuesta en muchas ocasiones.

Y eso es lo más crudo que he visto. Vivimos ciegos, nadie ve porque nadie mira, nadie escucha y nadie experimenta. Tapados en pantallas de teléfonos y cegados por pantallas y preocupaciones prestadas por las necesidades que nunca nos dimos cuenta que teníamos, hasta que existió. Y ver eso en toda su profundidad, ver como la gente ha olvidado la contemplación y el silencio interno, fomentando ideas de división y llenando sus abismos mentales de basura ideológica y mediática. Quien empieza a ver que todo eso nos ha cegado a la unidad divina que formamos con todo y que tiempo, espacio y todo lo que ha existido y existirá tiene su sentido aquí y ahora. Pues nada fue antes y nada será después de lo que ya es ahora. Porque lo que es no puede dejar de ser ni ser otra cosa...

El Adivino trata de transmitir los sucesos que están por llegar haciendo ver que estos, sean buenos o malos, forman parte de la inevitabilidad de las cosas, del proceso de Caos y Cosmos en el que siempre está inmersa la existencia. La Ley de La Más Bella haciendo siempre la mejor oferta en marcha. Es difícil llegar a ser bueno y a ser claro. En muchas ocasiones la visión se puede nublar y has de ser siempre útil a los demás para que eso no ocurra, hay que vigilar con el Lado Oscuro, que es lo que menos luz arroja en este Arte.

Y es todo eso que, rodeado de otros artista del gran Circo del Mundo, soy uno de esos que en ocasiones es mirado con recelo, con sorpresa o con desconfianza, rara vez ser el raro te deja indiferente. Saben que cuando les dices la verdad una parte de ellos te teme y otra te admira. Eso no es un sentimiento fácil de gestionar. 

Y tampoco lo es soñar con amigos y familiares, ver sus sufrimientos y no poder hacer nada. Decir malas noticias o sorprender con malos augurios. No es oro todo lo que reluce, nunca olvidéis eso si estáis en este Arte. Y es preferible decir un quizás a un seguro si no véis el oro seguro. Porque la humildad y la sinceridad son claves del Otro Lado.

Y hay días en los que te ves un poco así, tal y como eres, tal y como somos todos. Hay días en los que me siento un poco diferente, algo circense, algo Freak.

dijous, 19 de febrer de 2015

Eriodoro a la Luna Oscura.



Enmascarada Luna Oscura,
que bailas oculta en las profundidades.
Oculta Luna Negra,
que gobiernas la puerta del abismo,
de la vida y la muerte.
Recítame  hoy tu secreto primordial.

Que la vida es un transcurrir,
tras el primer aliento llegará la primera muerte.
Y todo volverá a empezar,
cayendo y subiendo el Sol
por sus palacios de estrellas;
naciendo, creciendo y volviendo a nacer.
La Diosa hecha espíritu, recogerá la muerte,
de la materia hará espíritu,
porque la materia es espíritu.
Y todo volverá a caer, una y otra,
siempre girando.

La Muerte será la amante secreta de la Vida.
El Amor será el enemigo y hermano gemelo de Odio.
Todo lo hecho, todo lo pensado, todo lo vibrado.
Todo forma parte del transcurrir.
Acepta el Caos, obedece el Cosmos.
¿Sigues corriendo aún con los ojos vendados?

Rompe el espejo, rompe el límite.
Quema romero y ruda en tu espíritu, viejo de experiencias.
Recuerda la sabiduría, la de la Tierra y la del Cielo.
Duda de todo, piensa en todo. Y Todo se hará evidente.

El Dios te condenará tanto como la Diosa te someterá. 
Cae ante ellos y hazte sus amantes. Caos y Eris, todo vuestro soy.
Amando el desorden y la polaridad provocada, pero extasiados de placer por ello.
Porque el Amor reside en el éxtasis de la Discordia.
Y todo vuelve a ser amado, y ves que nunca has sido separado.
La locura llega en forma de paz y demencia. Curiosa combinación venenosa y viva.

Luna Oscura, te necesito como al Sol más radiante.
Porque en tus secretos encontré un calor prohibido,
el saber oculto de toda existencia.
Abro mis brazos a ti, la Anciana, la más antigua.

Eris Primigenia, ten compasión de mi y dame siempre tu sabiduría.
Siempre te he necesitado y siempre te necesitaré. Todo tuyo, Eriodoro.

diumenge, 15 de febrer de 2015

El gusano de la Manzana de Oro



Esta noche chocarán las estrellas,
cruzarán sus barcos el universo,
Peligrarán nuestras esperanzas
susúrrame tus últimos versos.

Hoy es uno de esos días en los que preciso purificar las tristezas. El momento alquímico previo a la llegada del verdadero año nuevo, la primavera, ha hecho incapié. Y en este proceso Eris Iluminadora me ha traído la conciencia del otro lado del mundo de Discordia. El gusano de la manzana de oro, el mal de todos los males y la fácil desesperanza de que Todo tiene sentido.

Todo ha empezado cuando he escuchado la historia de una señora que pasó 28 años en un campo de trabajos en Corea del Norte. Esta mujer ha presenciado torturas, humillaciones, males indecible e incluso presenció como una mujer mató a su hijo moribundo, ahorrándole tiempo de sufrimiento, pero también para poder comer algo. Y lo más importante es que esta mujer sufrió todo eso. Y más. Pero, finalmente salió. Actualmente vive en Corea del Sur y es un testimonio importantísimo contra el régimen tiránico de la República Popular Democrática de Corea.

Ante una historia tan cruda tan sólo he podido pensar en esa parte de la existencia que es capaz generar horrores como ese. Ese es sólo un ejemplo crudo de otros millones que ocurren al día. Gente que ha dejado de ser persona porque se le ha tratado como a una bestia. Hambrunas, guerras, enfermedades terribles, y un largo listado del verdadero Lado Oscuro de la existencia.

Creo que ese Lado Oscuro tiene dos caras, como un gusano que se come la cola tiene un principio y un fin que son la misma cosa. La primera cara, el principio, ese Lado Oscuro proviene de la incomprensión  y el miedo, que no llevan a otra cosa que a la ira y al odio. Es el Odio causado por la ignorancia de que todos somos seres que merecemos vivir, al margen de lo que hagamos o se nos diga que debemos hacer. Esto lleva a las guerras y al desprecio... Supongo que todo comenzó con las primeras venganzas, disfrutar la retribución, sangre por sangre. Las envidias no son malas compañeras para esta calaña... Ni las manías ni los aires de grandeza andan lejos...

Todo eso forma el principio del gusano, es un mal que es totalmente superable a partir de la comprensión. Y en el fin del gusano se comprenderá esa Oscuridad de una manera distinta, porque ese Odio es sólo la parte más material y más mundana de todo el ser. Es una parte que obedece a la limitada conciencia, pero todo ocurre porque si nadie se comiera la Manzana de Oro por dentro, la manzana nunca tendría que ser reemplazada por otra. La otra cara del Lado Oscuro es eso, la comprensión de que todo lo más terrible de este mundo forma parte de la evolución y que si el gusano se come la manzana tarde o temprano sus restos serán un fértil abono que alimentará al propio Caos primigenio mismo. El gusano se convertirá en la mariposa y se fundirá en los mil colores de los universos que nunca nos hemos imaginado. Y todo volverá a ser del hermoso dorado, y la ley de La Más Bella gobernará. Pero esa Mariposa venenosa dejó los huevos del próximo gusano. Que nacerá pequeño e inofensivo, pero que terminará por comerse toda la fruta de la existencia mientras esta se purifica para la ascensión de la Mariposa.

No te preocupes si crees que eres un gusano, porque después de hacer el capullo, terminarás siendo una mariposa. Sabiduría erisiana.

Dedicado a todos los que fomentan el odio y siguen siendo unos gusanos. Hoy les he comprendido. Algún día serán hermosas mariposas. Como todos.

divendres, 13 de febrer de 2015

Sabes qué...



Sabes, dime si alguna vez te lo has preguntado,
que es todo aquello en lo que habíamos soñado.
Una nube de ceniza cubría las cabezas
de los que negaron su voluntad
que renegaron su existencia
siendo tristes sombras negras
plagando el Inframundo.

Dime, si alguna vez lo has decidido,
eso que siempre habías sabido tu destino.
Levanta de tu asiento, mira lo ocurrido
el universo te pide conciencia y reflexión.
No olvides seguir tu corazón
y la voz de lo alto de dirá:
que en toda cosa viva
hay una alma que amar.

Mira la voluntad, relaja tu segundero
anda con conciencia pura y limpia por este mi sendero
Ten por seguro que todo lo malo cesará
El regreso a la manzana dorada pronto llegará.
Eones en segundos, segundos en eones,
los amaneceres romperán el sueño de los malhechores.
Llegará el blanco púrpura y la negrura turquesa
que removidas en perfume de marquesas
logren su alquimia efímera y eterna.

Discordia, reina de mi poesía
haz que tus labios de miel recorran mis pupilas
recuérdame esa batalla, eterna y siempre viva
de todas aquellas cosas que seremos algún día.

Eris, gloria de Caos amada
haz que tu conciencia eterna sea mi almohada
Tus alas de locura me llevan a tu gloria
Haz que tu presencia esté siempre en mi memoria.

Termina mi canto alabado, mi dedicatoria sencilla
Deseando que su divinidad me conceda maravillas.
Toda para ti, toda para tu alegórica alegría
Bienvenida a mi vida, reina del mundo
Alabado Caos sagrado que gobiernas todo el Uno.