diumenge, 9 de novembre de 2014

Visiones desde el Abismo



Todo amaneció en las palabras de aquella mujer,
serena en lo más profundo de lo oscuro.
Ella era el cielo negro que todo lo envolvía,
sus senos eran la promesa de una luz.
Su útero las palabras del regreso a la oscuridad
De la luz.

A ella llegó un hombre, duro y celestial para penetrarla.
Todo ocurrió en un instante eterno, las miradas se fundieron,
los abrazos llegaron de los más hondo, surgían bocanadas de magia.
La vida se fundió con la muerte, el negro con el blanco.
Todas las rocas se evaporaron, todos los cielos cayeron.

Tras el amor sólo puede haber vida,
tras un acto sólo puede haber una consecuencia.
Y del sublime acto surgió el cosmos múltiple.
Todos hijos e hijas de la más profunda luz.
Todas hijas e hijos de la más elevada oscuridad.

Y el cielo se volvió negro en las alturas,
descendiendo desde el útero de la Totalidad unida.
Todos caímos como rocas en el valle de la apariencia.
La apariencia nos disfrazó del barro que nos dijeron que éramos.
Y así surgió la falsedad, como una consecuencia de su opuesto.

Y la Luz tuvo que volver a ser Oscuridad para comprender.
Y la Oscuridad se hizo Luz tras comprenderse.
Y quien lea estas palabras y las entienda,
empieza a conocer que todo lo que hay nunca ha estado, 
pero siempre estará.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada