dijous, 2 de maig de 2013

En lo escrito



En lo perverso, lo incógnito.
En lo incógnito, lo hambriento.
En lo hambriento, lo onírico.
En lo onírico, lo escandaloso.
En lo escandaloso, el miedo.
En el miedo, el terror.
En el terror, la ira.
En la ira, el tiempo.
En el tiempo, el vacío.
En el vacío, el todo.
En el todo, el absoluto.
En el absoluto, el absurdo.
En el absurdo, el interrogante.
En el interrogante, el grito.
En el grito, la fuerza.
En la fuerza, la locura.
En la locura, la rabia.
En la rabia, la impotencia.
En la impotencia, la envidia.
En la envidia, la furia.
En la furia, el rito.
En el rito, el misterio.
En el misterio, el cosmos.
En el cosmos, el caos.
En el caos, la gloria.
En la gloria, la muerte.
En la muerte, la vida.
En la vida, la necesidad.
En la necesidad, la astucia.
En la astucia, la maldad.
En la maldad, lo perverso.
Y en lo perverso, una afirmación y pregunta sin respuesta.