dissabte, 16 de març de 2013

Para llegar a un corazón...



Los corazones son murallas de vida y paredes de lamentos, esculturas de recuerdos y melodías de tristezas y alegrías.
En un corazón caben muchas personas, pero sólo algunas tienen asiento.
Si deseas llegar al corazón de alguien, lee con atención y toma nota, no en papel que elimine lo escrito, sino en tu alma, que guarde lo explicado.

Empieza con una sonrisa en tu rostro y perfúmate de alegría, a los corazones gustan de otros corazones alegres.
Rocíate la cara de belleza y sinceridad y maquilla tus ojos con colores de triunfo y gloria.
Hablarás con tu voluntad y reirás con tu niñez en una mano, serás guerrero honroso y mujer delicada, serás vida y voluntad de vivir, serás brisa y huracán.

Pero no olvides pactar con tus demonios, y a ellos les venderás parte de tu alma para que te vuelvan loco.
La locura te quitará el miedo a los demás, miedo a decir lo que piensas y a tomar cuando desees, pues debes tener malicia y astucia, deberás tener una parte ágil y dispuesta.
Y si eres capaz de sonreír y llorar sin que importe nada, estarás más cerca del corazón de alguien.

Una vez vestido de triumfo, decorado con la alegría y rociado con lágrimas de locura empezarás tu discurso.
Hablarás desde el corazón y con el corazón. Tus palabras serán vehículo de lo que amas y odias.
Y desde el amor estremecerás sus ojos, y desde el odio encogerás sus miedos.
Arropa al otro corazón pero crea en él un reto en tu caminar, que quiera caminar tu camino, que desee compartir tu andar.

Y cuando el reto esté servido, acaricia sus sueños con las plumas de tus alas.
Permítele volar cuando se te de la mano, permítele ser aire en las columnas de tu tierra.
Y entre la tierra y el aire tomarás sus dos manos y las pondrás junto a las tuyas, para que no vuele demasiado alto y pueda escapar, demostrando lo que quieres, demostrando lo que vales.

Culminarás con una dosis de ternura y abismo. El abismo de caerte en los ojos y la mirada, de perderte en las profundidades y mirar las estrellas gloriosas.
En el abismo de los ojos verás todo aquello que fuiste y serás, y en ese instante de quimera, besarás los labios de la esperanza de todo aquello que anhelas, rozarás la insana alegría, sentirás el estallido de tus sueños y caerá el maquillaje de tus fracasos.

Y todo perdido volarás junto a la otra persona a lomos de pájaros de futuro, tomarás su mano en el camino de tus promesas por cumplir, susurrarás las palabras de lo eterno de las dunas del desierto.
Harás de tu cuerpo el suyo, y del suyo tu razón.
Tu locura será la suya, tu amor será puro, tu odio será gratuito, tu vida una sonrisa, tu muerte una mueca.

El corazón ya habrás ganado si hiciste todo esto pero, como todo en esta vida, no será para siempre.
Y si deseas hacer eterna tu victoria, te desvelaré un siniestro y oscuro secreto.
Para hacer tuyo el corazón de alguien, llega a él y hazlo cielo en tierra y nube de suspiros y alegrías, y cuando sea todo tuyo, arráncalo de su lugar y llévate tus promesas con el aire y tu cuerpo con tus pasos. Todo lo que quedará será un vacío que, de alguna manera u otra, nadie más podrá llenar... Nunca.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada