dilluns, 25 de febrer de 2013

El lado oscuro del alma


El lado oscuro es algo real. Aquellos que niegan el reverso tenebroso de la existencia sólo hacen que negar una parte esencial de sí mismos. Nuestra cara oculta, nuestro lado siniestro es algo presente y que convive con nosotros. Tarde o temprano se manifiesta, tarde o temprano actúa. Lo que hay que saber es verlo y aprender a convivir con él, nunca evitarlo...

Desde siempre he evitado los pensamientos maniqueos de "el bien" y "el mal". Como pagano he aprendido que el mundo está lleno de matices, que aquello que nos puede parecer bueno puede no serlo tanto, y aquello que nos parece malo puede ser algo que nos beneficia mucho. Aún así no he podido dejar de observar en mi vida lo que yo siempre he llamado "la oscuridad". La oscuridad es el lado que consideramos negativo de la vida, es todo aquello que duele en lo más hondo y que sin embargo hay algo de seductor en todo eso. El lado oscuro es todo aquello a lo que tememos y a la vez nos conforma.

En primer lugar definiré más concretamente lo que yo considero oscuridad. La oscuridad es todo aquello que desde un estado de bienestar consideramos negativo: daño, tristeza, odio, vicios, ira desmesurada, ansias de poder incontrolables... Todas esas cosas las tememos porque nos duelen, nos conducen a ser infelices y nos amargan. Pero aún así, todas esas cosas que conforman el lado oscuro nos pueden resultar atractivas y nos pueden llevar a realizar actos muy perjudiciales hacia los que nos rodean, y todo porque nos hemos inclinado demasiado hacia ese lado. Un claro ejemplo de ello es la ambición desmesurada, que a la larga deriva en un daño hacia los demás. La ausencia de un término medio aristotélico es lo que provoca la existencia de esto que yo llamo oscuridad.

Pero, ¿por qué llamarlo oscuridad? El motivo de porqué yo llamo oscuridad a todo eso es algo más poético que otra cosa, pero tiene un sentido práctico. El ser humano es un animal de luz, de Sol, en la noche nos perdemos y somos torpes, realmente hasta hace muy poco la noche era algo temible, pues suponía una oscuridad en la que el mundo se sumergía y en la que podía pasar de todo. Esa oscuridad siempre tiene algo de temible, igual que todo aquello a lo que yo llamo "lado oscuro". Todos nuestros sentimientos dolorosos son temibles, pero al igual que con la noche, hay cosas que son atrayentes y seductoras y nos conducen a acercarnos: los vicios, las ansias, los sentimientos desbordados... Todas estas cosas que nos inducen a probar y a ir siempre un poco más allá... Y es aquí donde yo quería llegar.

Conocer el lado oscuro es algo que pocos admiten hacer. Pocos son los que admiten abiertamente haber sido viciosos, malos, tristes, irascibles, desbordados y otra cantidad de cosas que, en muchas sociedades incluida la nuestra, son motivo de rechazo. Pocos son los que se adentran de manera voluntaria a conocer sus "yo" más extremos y más siniestros... Cosa que considero un grave error.

Si alguien desea ser sabio debe conocer su lado oscuro del alma, y creo que esto es un hecho. Creo que alguien que ha sido vicioso, malo, triste, irascible y se ha dejado desbordar y ha conocido su "monstruo" interior y ha sabido comprenderlo, tiene una sabiduría inmensa sobre sí mismo y su naturaleza. Aprender a convivir con todo aquello que nos da miedo, saber que hay cosas que son horribles y haberlas experimentado o provocado en algún momento, otorga un nuevo punto de vista que sólo aquellos que lo experimentan saben de lo que hablo. Saber que has sido causa de sufrimiento y haber sufrido; haber tenido un sentimiento desbordado que ha salpicado a gente que no debía; o incluso haber sido víctima de la peor de las maldades y tener un odio interior inmenso genera toda una manera de ver el mundo que si se sabe encaminar puede otorgar mucha sabiduría.

Pero como en todos los caminos peligrosos el de conocer el lado oscuro del alma tiene muchos baches y muchos agujeros en los que caer. Muchos son los que se dejan arrastrar por estos sentimientos y estados sin poder salir nunca de ellos del todo, conduciendo sus vidas una y otra vez a senderos de los que nadie quiere saber nada por perjudiciales. Estos agujeros pueden ser esquivados fácilmente si tenemos nuestras pequeñas luces particulares. Personalmente considero mis "luces" todo aquello que es capaz de hacerme sentir feliz y en paz: la amistad, el amor, la alegría, el humor... Son mis farolillos que nunca se apagan cuando bajo a mis propias profundidades, lo que sé que siempre estará ahí para recordarme el camino de regreso...

Y en esta vida si sabes que es aquello que te ilumina sabes que es aquello a lo que temes. Y si temes algo debes conocer ese miedo, porque en esa noche tan oscura apreciarás la belleza de las estrellas que te guían.

2 comentaris:

  1. Incluso cuando la oscuridad llega hasta el más horrible punto de tu alma, la luz siempre estará allí.
    Todo cuanto nos rodea es oscuridad, es nuestra alma y la necesidad de modificar todo lo que llamamos "negativo", lo que nos hace pensar en la luz.
    Ahora bien,
    ¿qué se hace cuando la luz más fuerte del mundo se ve obligada a transformarse en una terrible oscuridad?
    ¿quién tiene la última palabra?
    cuando toda la luz es manipulada por la oscuridad ¿qué se debe hacer?
    ¿con quién hay que hablar?
    ¿alguien sabe la respuesta?
    En efecto hay que saber que todo lo que nos rodea ya seamos nosotros mismos como nuestros semejantes, tienen una gran parte de luz y una gran parte de oscuridad.
    Pero ese no es mi dilema.
    Mi dilema o mejor dicho mi problema principal desde hace casi dos meses, es saber:
    ¿quién posee tanta fuerza y determinación, como para saber cuando es el mejor momento de arrebatarle la luz a otro ser humano?
    Y ya no hablo sólo de la luz que forma nuestro interior. Hablo de toda la luz en general.
    Ahora bien, imaginaos que durante muchos meses sois las personas más felices del mundo y tenéis tanta luz que no solo sois felices vosotros mismos, sino que a demás hacéis felices a los que os rodean.
    Pues muy bien, ¿qué os parecería si un día determinado, alguien decidiera dejaros a oscuras?
    sí, sí a oscuras, como si de la luz de una lámpara cualquiera se tratase.
    ¿entonces cuanta luz puede brillar?
    ¿queda algo de luz?
    ¿es ahora la oscuridad su nuevo hogar?

    ResponElimina
  2. Pues NO !!!
    Hace mucho tiempo y de una forma muy peculiar, conocí a alguien que vivía en una profunda oscuridad. Al principio el miedo se apoderó de mi alma, pero para mí ese ser, era la luz más fuerte del mundo.
    Tal era mi fe en él, que decidí brindarle gran parte de mi luz sin pedir nada a cambio.
    Sí, es lo que estáis pensando, esa luz tan mágica, era AMOR.
    Todo cuanto me rodeaba se trasformaba en luz. Incluso lo más oscuro, hasta en las noches de lujuria, cuando la oscuridad era tan grande que era casi imposible controlarla, allí estaba lo que yo creía que era " nuestra luz".
    Pero NO, no, no es una historia de hadas, nomos y princesas maquiavelicas que encuentran por fin su miserable y según ellas, dulce amo.
    No, esta historia no es así.
    Si en efecto el paganismo al igual que otras muchas creencias y corrientes hablan y hablan sobre la luz y la oscuridad.
    En general todos hablan de eso de una forma u otra.
    Lo más importante no es saber cuanta luz o cuanta oscuridad lleves dentro.
    Créanme, eso se modifica tanto y tan rápido que es casi imposible controlarlo.
    Ahora imaginaros si la oscuridad viene de fuera.
    ¿Cuan grande puede crecer nuestra propia oscuridad?
    Tal y como dije al principio, todo puede llegar a ser luz.
    Pero al menos por lo que a mi respecta, siempre que haya un mínimo rayo de esperanza, habrá luz. Porque queramos o no, somos seres de luz, como bien has dicho Carlos.
    Y como luz que somos, deberíamos aprender a no apagar con tanta facilidad la luz de los demás.
    Y también deberíamos aprender que a veces simplemente hay luz, aunque hayan millones de dudas y de mierda en nuestra cabeza, al final siempre, SIEMPRE habrá luz.
    Sólo hay que mirar más allá de nuestra nariz y encender una pequeña vela a las personas que SIEMPRE han estado, están y estarán a nuestro lado.
    Porque no existen las casualidades y cuando encuentras luz en alguien de una forma completamente indescriptible, sólo hay que dejar fluir las cosas.
    Porque por mucho que los humanos queramos huir de nuestro camino, el camino siempre estará con nosotros.
    La luz y la oscuridad son solamente visiones para tomar el camino correcto.
    Pero lo que siempre fue, siempre es y siempre será.
    Porque la luz de las estrellas nunca se van apagar, siempre estarán brillando aunque ni siquiera las veamos.
    La luz es tan fuerte que sólo puede desear luz a los que están a su lado aunque no sea físicamente. La luz siempre estará con nosotros.
    Joli, vaya parrafada me he metido, como se nota que tengo insomnio y que son las 3:10 de la madrugada.
    De todas formas sólo me queda decir:
    GRACIAS Y QUE LUZ ESTE SIEMPRE EN NUESTRO CAMINO !!!
    Aaaa y Feliz LUNA LLENA ^^

    ResponElimina